spaziatore

Colágeno

El Colágeno es un componente natural de nuestro organismo. Proporciona soporte estructural a la piel y a otros tejidos como articulaciones, ligamentos y músculos. En nuestro cuerpo existen varios tipos de Colágeno: el Colágeno de tipo I es responsable de la fuerza, la resistencia, la tersura y el tono de una piel joven y sana. El Colágeno de tipo II ayuda a mantener las articulaciones del cuerpo y los tejidos conectivos fuertes, lubricados y sanos. La formación del Colágeno se produce de forma natural durante nuestra vida. Con el tiempo, los niveles de producción de Colágeno van disminuyendo gradualmente; la reducción del Colágeno de tipo I causa arrugas y relajación cutánea.

Cobre

Protege la piel contra el estrés oxidativo. El Cobre es un microelemento esencial que contribuye al mantenimiento de los tejidos conectivos, a la pigmentación normal del cabello y de la piel y a la protección de las células frente al estrés oxidativo.

Zinc

Contribuye a que la piel esté sana y saludable. Entre sus muchas funciones, el Zinc ejerce un importante papel en relación con el cuidado de la piel. Además de actuar para garantizar el normal mantenimiento del estado de salud de la epidermis, el Zinc ayuda en el tratamiento del acné y es eficaz también para curar las heridas.

Bayas de Arándano

Acción antioxidante para una piel brillante. Los arándanos son ricos en propiedades que mejoran la elasticidad y la luminosidad de la piel del rostro, reforzando las paredes de los vasos sanguíneos y combatiendo así el proceso de envejecimiento. Gracias a la riqueza de sus propiedades y a su valor terapéutico, las bayas de arándano son uno de los mejores remedios naturales para tener una piel siempre joven.

Vitamina C

Contribuye a la formación del Colágeno. Además de las numerosas actividades que ejerce en nuestro organismo, la Vitamina C contribuye también a la formación del Colágeno y con ello al buen estado de la piel. Además, gracias a sus propiedades antioxidantes, contribuye a proteger las células contra el estrés oxidativo.

Ácido Hialurónico

El principal constituyente del tejido conectivo. El Ácido Hialurónico es uno de los principales componentes de los tejidos conectivos humanos. Por su capacidad de absorber y retener agua, logra restablecer el grado adecuado de humedad de la piel. Esta acción influye en las propiedades de la queratina, que se hace más elástica y flexible, contribuyendo a mantener una piel joven y sana.

Resveratrol

Un potente antioxidante con acción antienvejecimiento. Es una molécula de origen vegetal que suele extraerse de la piel de las uvas: a ella se asocian los efectos benéficos del vino tinto. El Resveratrol es conocido por sus propiedades antienvejecimiento.

Lee las propiedades de los ingredientes de Biocollagenina

Colágeno

El Colágeno es un componente natural de nuestro organismo Proporciona soporte estructural a la piel y a otros tejidos como articulaciones, ligamentos y músculos. En nuestro cuerpo existen varios tipos de Colágeno: el Colágeno de tipo I es responsable de la fuerza, la resistencia, la tersura y el tono de una piel joven y sana. El Colágeno de tipo II ayuda a mantener las articulaciones del cuerpo y los tejidos conectivos fuertes, lubricados y sanos. La formación del Colágeno se produce de forma natural durante nuestra vida. Con el tiempo, los niveles de producción de Colágeno van disminuyendo gradualmente; la reducción del Colágeno de tipo I causa arrugas y relajación cutánea.

Ácido Hialurónico

El principal constituyente del tejido conectivo El Ácido Hialurónico es uno de los principales componentes de los tejidos conectivos humanos. Por su capacidad de absorber y retener agua, logra restablecer el grado adecuado de humedad de la piel. Esta acción influye en las propiedades de la queratina, que se hace más elástica y flexible, contribuyendo a mantener una piel joven y sana.

Resveratrol

Un potente antioxidante con acción antienvejecimiento Es una molécula de origen vegetal que suele extraerse de la piel de las uvas: a ella se asocian los efectos benéficos del vino tinto. El Resveratrol es conocido por sus propiedades antienvejecimiento.

Vitamina C

Contribuye a la formación del Colágeno. Además de las numerosas actividades que ejerce en nuestro organismo, la Vitamina C contribuye también a la formación del Colágeno y con ello al buen estado de la piel. Además, gracias a sus propiedades antioxidantes, contribuye a proteger las células contra el estrés oxidativo.

Bayas de Arándano

Acción antioxidante para una piel brillante. Los arándanos son ricos en propiedades que mejoran la elasticidad y la luminosidad de la piel del rostro, reforzando las paredes de los vasos sanguíneos y combatiendo así el proceso de envejecimiento. Gracias a la riqueza de sus propiedades y a su valor terapéutico, las bayas de arándano son uno de los mejores remedios naturales para tener una piel siempre joven.

Cobre

Protege la piel contra el estrés oxidativo. El Cobre es un microelemento esencial que contribuye al mantenimiento de los tejidos conectivos, a la pigmentación normal de la piel y a la protección de las células frente al estrés oxidativo.

Zinc

Contribuye a que la piel esté sana y saludable. Entre sus muchas funciones, el Zinc ejerce un importante papel en relación con el cuidado de la piel. Además de actuar para garantizar el normal mantenimiento del estado de salud de la epidermis, el Zinc ayuda en el tratamiento del acné y es eficaz también para curar las heridas.